RETIRADA DE RESIDUOS: ¿CÓMO ES LA GESTIÓN DE RESIDUOS PELIGROSOS?

Los residuos peligrosos tienen un apartado dedicado en cada Ayuntamiento. Es que su óptimo tratamiento -que abarca desde la retirada de residuos, recogida de residuos, planta de transferencia y disposición final- es fundamental para una adecuada y saludable gestión de residuos.


retirada-de-residuos

QUÉ SON LOS RESIDUOS PELIGROSOS


Un residuo o desecho peligroso es aquel que, por sus características corrosivas, reactivas, explosivas, tóxicas, inflamables, infecciosas o radiactivas, puede causar algún riesgo o daño para la salud humana y el ambiente, cuando es inadecuadamente manejado.


CLASIFICACIÓN DE RESIDUOS PELIGROSOS


Residuos peligrosos corrosivos. Son los residuos que pueden corroer un material con solo entrar en contacto con él.

Residuos peligrosos por reactividad química.

Residuos peligrosos explosivos.

Residuos peligrosos inflamables.

Residuos peligrosos tóxicos.

Residuos peligrosos radioactivos.


REGULACIÓN SOBRE RESIDUOS PELIGROSOS


La regulación en materia de residuos tiene por objeto impulsar medidas que prevengan su generación y mitiguen los impactos adversos sobre la salud humana y el medio ambiente asociados a su generación y gestión, mejorando la eficiencia en el uso de los recursos.

Las actuaciones en política de residuos responden a la siguiente jerarquía de residuos que explicita el orden de prioridad en las actuaciones en la política de residuos: prevención (en la generación de residuos), preparación para la reutilización, reciclado, otros tipos de valorización (incluida la energética) y, por último, la eliminación de los residuos.

Asimismo, las obligaciones de los sujetos intervinientes en la cadena de producción y gestión de residuos quedan reguladas en la citada Ley 22/2011, de 28 de julio, de Residuos y Suelos Contaminados.


RESIDUOS PELIGROSOS EN OBRAS:


Lo residuos peligrosos que se generan en una obra tienen diferentes características relacionadas al grado de peligrosidad. Aunque en su gran mayoría, no presentan riesgos altos para la salud de forma directa, si es necesario contar con contenedores de obra o contenedores de escombro para que se pueda llevar a cabo el posterior tratamiento adecuado desde el tema ambiental.

Durante cada actividad de la obra, así como dentro de sus actividades conexas, se generan residuos que deben ser adecuadamente gestionados, como por ejemplo la operación de maquinaria, o las instalaciones de contenedores de obra para el desarrollo del proyecto.

Algunos de los tipos de residuos generados en una obra, que requieren el almacenamiento adecuado en contenedores de obra son;

- Luminarias fluorescentes

- Tejas de fibrocemento

- Sellantes de plomo (construcciones muy antiguas)

- Lodos bentónicos

- Tener en cuenta los que genera la maquinaria que se use (cambios de aceite, pimpinas de ACPM, etc)

- Envases de adhesivo epóxico

- Envases de desencofrantes y estopas o paños contaminados

- Madera contaminada con ACPM o desencofrantes.

- Adherentes epóxicos

- Envases de limpiador y soldadura de PVC

- Envases de adherentes epóxicos (gastop)

- RAEES defectuosos o garantías

- Cartón y estopas contaminadas con aceite (red contra incendios, roscado de tuberías)

- Envases de pinturas

- Brochas y rodillos usados

- Estopa y paños usados

- Envases de solventes

- Envases de anticorrosivos

- Cartones y plásticos untados con pintura

- Pintura seca o vencida

- Envases de emulsión asfáltica

- Sobrantes de manta asfáltica

- Rodillos usados contaminados

- Cartón y/o papel contaminado


RETIRADA DE RESIDUOS PELIGROSOS


Como se expuso anteriormente, existe una legislación vigente relacionada a la gestión de residuos peligrosos, en donde se enfatiza la necesidad e importancia de una correcta y responsable retirada de residuos.

La retirada de residuos tiene como objetivo, no sólo el traslado de los residuos peligrosos, sino también despejar completamente el espacio en donde estaban ubicados, para no generar contaminación ambiental ni propagación de enfermedades.