Residuos: lo que deja el turismo

Está llegando el verano y con él, el turismo...playas, montañas, parques naturales, museos, paseos y plazas, bares, restorantes, hoteles, absolutamente todo se convierte en un mar de gente.



El turismo es la industria que más riqueza aporta a la economía de España y está en crecimiento.


Pero, ¿sabías que esta actividad tan preciada genera anualmente alrededor de 35 millones de residuos?


Si hiciéramos una recorrida por los alrededores dentro de la Comunidad de Madrid por ejemplo, encontraríamos contenedores de obra repletos, no sólo de escombros, enseres viejos o muebles, sino también de envases plásticos, envolturas de alimentos, latas, papel, colillas de cigarrillos, bolsas, vidrios y jeringas, etc.


Claro está que en la vorágine de turistas exigentes a quienes se debe complacer, la gestión de residuos por parte de los privados pasa a un segundo plano y se cometen desaciertos.


Por esto mismo, es sumamente importante aplicar y hacer cumplir las normativas desde el Ayuntamiento en la época de veraneo principalmente. Hacer hincapié en la tarea de recogida y retirada de residuos desde los puntos limpios donde se concentran los contenedores para no provocar contaminación visual.


España es uno de los principales destinos turísticos en el mundo, donde alrededor de 84 millones de personas la visitan durante el año. Y si imaginamos que la mayor parte de ellas, visitan nuestros parajes en verano, podemos suponer la necesidad de lograr una mejor y más efectiva gestión de los residuos que se generan.


Y llegaremos al día en el lograremos un turismo sostenible en toda España.