Por qué cuidar los espacios públicos de nuestro pueblo

Cuántas veces hemos recorrido las calles, avenidas, bulevares y puentes de alguna ciudad que hemos visitado. O hemos perdido la noción del tiempo en alguna de sus plazas, parques, paseos y jardines.


Muchos pueblos en nuestro país tienen algún espacio público que lo hace único y memorable. Pero sabías que existe un sinfín de tareas coordinadas para mantener estos espacios tal cual los disfrutamos? Un espacio público es todo lugar destinado al esparcimiento o circulación peatonal y vehicular de los ciudadanos. Es de propiedad gubernamental y por lo tanto su mantenimiento y regulaciones también corresponden a cada municipio. El ayuntamiento es el encargado de velar por la seguridad, orden y limpieza de los predios comunes, adoptando medidas de gestión de residuos, urbanización y paisajismo, etc. Para ésto, debe diseñarse un plan de acción que marcará las pautas a seguir para cumplir con los objetivos. Dicho plan debe ser amplio e incluir en él, hasta la más mínima acción como podrían ser: la poda del arbolado público en aceras o plazas; la colocación de los diferentes contenedores de residuos, juegos infantiles o el alumbrado de parques y jardines. Debe contemplarse también, la contratación tercerizada de empresas que provean servicios que no competen directamente al municipio como podrían ser: la retirada de poda, la colocación y trasporte de contenedores de escombros que serán utilizados en las obras de mejoras en los espacios o construcciones nuevas; la retirada de enseres y trastos viejos que indebidamente son desechados en los espacios públicos, etc. Podríamos citar al ayuntamiento de El Escorial como ejemplo de planificación en áreas urbanas y en cómo llevan a cabo diariamente las tareas de ordenamiento y gestión en espacios públicos que, como hemos visto, no son nada sencillas. Pero aunque los municipios tengan la responsabilidad de mantenerlos para nuestro esparcimiento y disfrute, somos nosotros, los ciudadanos comunes quienes le damos la identidad a un pueblo y por tanto, es tarea de todos, el sentirnos parte y entender la importancia de cuidar de esos espacios con amor y respeto.