¿CÓMO ERA EL MANEJO DE ESCOMBROS Y CONTENEDORES DE OBRA PREVIO AL PLAN DE GESTIÓN DE RESIDUOS?

Los residuos y la industria de la construcción ha tenido un rol de gran importancia en la economía de Madrid, pues siempre estuvo directamente relacionada con su desarrollo y crecimiento. Sin embargo, esta misma actividad ha generado (y lo sigue haciendo) un riesgo para el medio ambiente, puesto que exige un gran consumo de los recursos naturales y produce grandes volúmenes de residuos dispuestos en Contenedores de obra.


ESCOMBROS Y RESTOS DE PROCESOS CONSTRUCTIVOS


Los escombros generados en las construcciones (que actualmente se ven acopiados y separados en contenedores de obra) están constituidos, principalmente, por residuos de concreto, asfalto, bloques, arenas, gravas, ladrillo, tierra y barro, representando todos estos hasta en un 50% o más.

Otro 20% a 30% suele ser madera y productos afines, como formaletas, marcos y tablas; y el restante 20% a 30% de desperdicios son misceláneos, como metales, vidrios, asbestos, materiales de aislamiento, tuberías, aluminio y partes eléctricas.

La generación de estos residuos suele darse en las actividades de descapotes, excavaciones, explanaciones, demoliciones, levantamiento de estructuras y obra negra, instalaciones, obra gris, acabados, limpieza en áreas de trabajo y almacenamiento que conforman el proceso constructivo.

contenedor de obra

Previo a la implementación del plan de gestión de residuos, la separación en el origen era inadecuada o inexistente, no se utilizaban contenedores de obra para el acopio adecuado, y estos eran dispuestos habitualmente en botaderos ilegales o, simplemente, en lotes baldíos cercanos a los sitios de construcción de donde procedían.

Estos desechos, generados en enormes cantidades, han sido una mezcla de residuos que en algunos de los casos se han mezclado residuos peligrosos por la falta de concientización y uso de contenedores de obra. Y han sido gestionados con poco o ningún control.

Es importante destacar que, antes de la aprobación del actual plan de gestión de residuos se habían desarrollado algunas iniciativas en rellenos sanitarios para el uso de escombros de concreto en la estabilización de los suelos.

Esta gestión integral orientada tanto a residuos ordinarios como peligrosos debía incluir la identificación de los flujos de generación de los desechos, análisis y caracterización de los riesgos asociados a su manejo, logística de acopio y transporte, acondicionamiento de los materiales y disposición final apropiada según la jerarquía de manejo para la gestión de residuos integral. Y a partir de esto, es que surge la legislación actual.


IMPLEMENTACIÓN DE PLAN DE GESTIÓN DE RESIDUOS


La generación de residuos de la construcción y escombros es un tema de especial relevancia, debido al gran crecimiento del sector construcción. En la actualidad se busca recuperar la mayor parte de estos restos.

Al obtener una amplia variedad de tipos de residuos de construcción incluyendo madera, escombros, concreto, hules, llantas, cartón, plásticos, equipo de protección personal en desuso, gypsun, asfaltos, material eléctrico, estereofón, trapos, textiles, metales y una amplia variedad de residuos peligrosos tales como tierras contaminadas, aceites, hidrocarburos, solventes, pinturas, aditivos cementicios, resinas, selladores, se hace indispensable el uso de contenedores de obra para separar los distintos residuos en el lugar de origen y facilitar el proceso de revalorización.

Una vez implementado el plan de gestión de residuos, se ha visto incrementada considerablemente la cantidad de restos reciclados y puestos en valor nuevamente.

Además, otro de los aspectos positivos que denota la legislación vigente y vale destacar, es el rol de las empresas de gestión de residuos y de las empresas que gestionan el alquiler de contenedores de obra, que han realizado capacitaciones a sus empleados, la creación de centros de acopio, así como la reutilización y reciclaje de los residuos.