GRÚAS EN MADRID: ¿CUÁL ES SU FUNCIÓN EN LA GESTIÓN DE RESIDUOS?

De un tiempo a esta parte, la gestión de residuos en Madrid y prácticamente en todo el mundo, es un tema en boga. Es que el incremento abismal de la contaminación ambiental y la responsabilidad ciudadana van completamente relacionadas, se quiera o no. Y es en este punto en el que las Grúas en Madrid cobran protagonismo.


El Ayuntamiento de Madrid ha tomado decisiones pertinentes, elaborando planes de gestión de residuos de todo tipo haciendo hincapié en la necesidad de reciclar, reutilizar y revalorizar la mayor cantidad de restos posibles.


GRUAS EN MADRID
GRÚAS EN MADRID

GRÚAS EN MADRID


Para algunas personas puede resultar extraño que se vincule a las grúas en Madrid con una adecuada gestión de residuos. Sin embargo, la relación es más estrecha de lo que se cree.

Hay dos sectores generadores de desechos específicos que precisan de las grúas en Madrid para optimizar la gestión de residuos:


- La poda. Restos obtenidos en el proceso de limpieza y desmalezamiento de terrenos ó proceso de poda habitual de parques y jardines.

- RCD: Restos obtenidos en cualquier proceso constructivo como construcción, demolición, relleno de terrenos, reforma de casas, entre otros.

Además, hay grúas en Madrid que sirven para optimizar algunos procesos constructivos como la renovación de fachadas de viviendas o edificios, construcción en altura.

Las dimensiones y cantidades de estos restos pueden llegar a ser de tal magnitud que sea necesario contar con grúas en Madrid para su correcta recogida, retirada y traslado a disposición final.


CONTROL AMBIENTAL DE GRÚAS EN MADRID PARA TRANSPORTE DE ESCOMBROS Y OTROS RESIDUOS


El objetivo principal del control ambiental de grúas en Madrid para el transporte de escombros y otro tipo de restos es evitar que el transporte de los escombros y residuos de la construcción pueda impactar negativamente el ambiente.


REQUISITOS Y LINEAMIENTOS DE GRÚAS EN MADRID


Los aspectos a considerar para una adecuada gestión de residuos son:

Ningún vehículo de carga puede detenerse en la vía pública más del tiempo necesario para cargar o descargar

Las maniobras de carga y descarga se deben realizar de forma que no se cause daño al pavimento de las calles o aceras.

No se debe modificar el diseño original de los vehículos para aumentar su capacidad de carga en volumen o peso, en relación con la capacidad de carga del chasís.

Los vehículos de carga deben ser apropiados para que la carga depositada en ellos quede contenida en su totalidad, se evite el derrame, pérdida del material o drenaje de material húmedo durante el transporte.

Es obligatorio cubrir con un toldo la carga transportada, con el fin de evitar dispersión o emisiones de esta. El toldo debe ser de material resistente, para evitar que se rompa o rasgue, y deberá estar sujeto firmemente a las paredes exteriores del vehículo de carga.

En caso de escape, pérdida o derrame de algún material o elemento de los vehículos en áreas de espacio público, el responsable del transporte lo recoge inmediatamente, para lo cual cuenta con el equipo necesario. Por otra parte, si por esta causa ocurriera un accidente, el constructor se responsabiliza por los daños causados a terceros y al ambiente.

En los vehículos que transporten materiales como arena, cemento, piedra y otros materiales de construcción que se puedan esparcir por la vía, se colocan manteados en los volquetes o cajones, y se debe monitorear su correcto uso.