GESTIÓN DE RESIDUOS: PROBLEMAS AMBIENTALES DERIVADOS POR FALTA DE PLANTA DE TRANSFERENCIA

Es importante destacar que una planta de transferencia es un centro de recepción de residuos ubicados en el entorno de las poblaciones, cuya finalidad es permitir la descarga de los contenedores para restos de poda –entre otro tipo de residuos- trasladados por camiones de recogida de residuos urbanos, evitando su dispersión en el medio de la Ciudad. Una vez separados los residuos, los contenedores para restos de poda son trasladados a las plantas de tratamiento.

Una buena gestión de residuos radica en el cuidado y protección del medioambiente. Conforme aumenta la población, claramente se aumenta a su vez la generación de residuos de todo tipo. Con la tendencia actual de decorar con plantas y optar por espacios con amplios jardines para vivir, es que los restos de poda también se han visto incrementados.

plantas-de-tratamiento

El tratamiento adecuado de este tipo de residuos es tan importante como cualquier otro. Comenzando con su correcta actividad de limpieza y desmalezamiento. Siguiendo por una recogida y retirada responsable de los residuos en contenedores para restos de poda, trasladándolos a la planta de transferencia y disponiendo finalmente su destino como materia prima para reciclaje, reutilización o revalorización.

Si su tratamiento no es el indicado por el plan vigente de Gestión de Residuos de Madrid, acaban en vertederos e incineradoras. Esto supone problemas medioambientales que afectan el suelo, el agua y el aire, por lo que cada paso mencionado anteriormente se trasforma en un proceso fundamental, principalmente la planta de transferencia.

PROBLEMAS AMBIENTALES DERIVADOS POR LA FALTA DE UNA PLANTA DE TRANSFERENCIA

Contaminación del aire. Si no se realiza una correcta gestión de residuos, incluyendo en el proceso una planta de transferencia, los gases que emiten los residuos de contenedores para restos de poda pueden resultar tóxicos para la atmósfera; y ya conoces todos los efectos que esos problemas de mala gestión de residuos suponen para el planeta y para la salud de las personas.

Contaminación de las aguas. Los mares, ríos, lagos acumulan de forma indiscriminada basura y residuos que, al descomponerse, degrada la calidad del agua.

Como se mencionó anteriormente, la posibilidad de contar con una planta de transferencia hace que los residuos de contenedores para restos de poda no queden dispersos y a la deriva, terminando en causes de agua.

Contaminación del suelo. El almacenamiento incorrecto de residuos, su vertido intencionado o accidental, la acumulación de basuras en su superficie o el enterramiento de los mismos, así como fugas en tanques superficiales o subterráneos por averías o infraestructuras deficientes son algunas de las principales causas de la contaminación del suelo. El uso correcto de contenedores para restos de poda y el adecuado tratamiento en planta de transferencia hará que la gestión de residuos de restos de poda sea eficiente.

Mayor coste energético. Si no se recicla o reutiliza correctamente los residuos de contenedores para restos de poda y se desechan sin más, se necesitará un mayor consumo de energía para producir las materias primas de nuevo. Y se estarán desperdiciando recursos naturales que pueden reutilizarse.

Desaparición de los recursos naturales. No reciclar y reutilizar tiene como consecuencia un aumento de la producción de los productos que se consumen a diario. Llegará un momento en que estos escasearán y no habrá suficiente para cubrir las necesidades de toda la población. También supondrá la desaparición de algunos ecosistemas y hábitats naturales.

A estos problemas ambientales, se suma el impacto nocivo que tienen en la salud y calidad de las personas. Para que se comprenda mejor la necesidad de contar con plantas de transferencia y uso adecuado de contenedores para restos de poda, es importante destacar que cuando se realiza una mala gestión de residuos implica un aumento de estos sin tratamiento ni traslado a plantas de transferencia, y podría llegar el momento de no contar con espacio para tratarlos y clasificarlos.

Por ello es importante colaborar con la gestión de residuos en Madrid, para minimizar el impacto que tienen los residuos en el medio ambiente. ¿Cómo? Promoviendo el uso correcto de contenedores para restos de poda, optimizando los procesos de fabricación para reducir la generación de residuos y apostando por el uso de plantas de transferencia para su posterior reciclado y reutilización.