EL TRABAJO COOPERATIVO SON VITALES PARA SOBRELLEVAR EL TEMPORAL DE NIEVE EN MADRID

Al confinamiento obligatorio por la situación sanitaria mundial causada por Covid-19, se suma en Madrid, el temporal de nieve más grande de los últimos tiempos.

Aeropuertos cerrados, el sistema de transporte colapsado, vehículos varados son alguna de las consecuencias. Otras de las consecuencias que se han comenzando a percibir, es la caída de árboles, acopio de residuos urbanos y restos de escombros ocasionados por derrumbes de viviendas. Lamentablemente, esto es parte de la situación que se está viviendo en Madrid.

Los ciudadanos han comenzado a percibir que el trabajo cooperativo, mancomunado y solidario es gran parte de la solución para apalear las consecuencias.

Vecinos, familias y grupos de personas promueven la ayuda a la comunidad y se han visibilizado algunas estrategias que están llevando a cabo.

Uno de los focos conflictivos en esta situación se trata de la caída de árboles y acopio de restos de jardín; destrozados por el temporal. El alquiler de contenedores está siendo una pieza fundamental para lograr una recogida de restos. Si bien, las empresas privadas del sector de RCD que realizan habitualmente el alquiler de contenedores de obra y escombros, se han visto obligadas a suspender la prestación de sus servicios, hasta tanto las calles se encuentren despejadas de nieve y hielo; los ciudadanos se suman a la labor solidaria, buscando brindar una recogida de restos de forma contundente, intentando disminuir las consecuencias y solidarizándose para con el otro.

Todos los sectores del Ayuntamiento de Madrid no descansan, velando por el bienestar de la población, buscando apalear en conjunto las consecuencias de este gran temporal.

Atentos a las necesidades que van surgiendo, se ha observado que, algunos ciudadanos han optado también por el uso de contenedores de obra y escombros para acopiar distintos tipos de residuos, en muchos casos sin discriminar que sólo se trate de residuos permitidos en contenedores de obra y escombros, con la finalidad de lograr despejar, al menos un poco, las calles e ingreso a hogares. Si bien, es de público conocimiento que en este tipo de contenedores de obra y escombros, sólo pueden arrojarse materiales desechados en construcción y demolición, mas dadas las contingencias climáticas que urgen en Madrid, se ha buscado y promovido el uso o alquiler de contenedor de obra por su gran tamaño. Al no saber cuándo finalizará el caos generado por el temporal de nieve, se opta por soluciones rápidas y efectivas.

Es probable que, atravesando esta situación, la planta de transferencia esté cerca del colapso. Sin embargo, la colaboración de los vecinos está siendo fundamental, al seguir realizando la separación de residuos en el domicilio, utilizando no sólo los contenedores de obra y escombros sino también los contenedores urbanos.

Se entiende que la situación sanitaria y climática complejizan algunos procesos y que para algunos, las prioridades son otras. Sin embargo, es importante que si el ciudadano tiene las herramientas a su alcance para seguir colaborando con la gestión de residuos adecuada, las utilice de modo correcto. Esto evitará la propagación de enfermedades, plagas, acumulación de residuos en espacios no habilitados para tal fin. A su vez, disminuirá la posibilidad de accidentes en la vía pública.

Una vez se logre minimizar las problemáticas causadas por este gran temporal y que las vías de circulación estén despejadas, seguramente se retomará con normalidad la recogida de restos, el uso eficiente de contenedores de obra y escombros y el servicio de recolección funcione adecuadamente, al igual que las plantas de transferencia.

Como se mencionó anteriormente, la solidaridad y el trabajo cooperativo son y serán fundamentales para sobrellevar las consecuencias de esta gran nevada que azota a Madrid.