CALENDARIO DE PODA SEGÚN OBJETIVO DE TRABAJO Y POR TIPO DE HOJA

¿CÓMO Y CUÁNDO PODAR LAS PLANTAS Y POR QUÉ NECESITAS UN CONTENEDOR DE PODA?

La clave del éxito de la poda es tener presente el para qué de esa poda: mantenimiento, formación, fructificación, rejuvenecimiento. Puestos a hacer un trabajo redondo, no se puede descuidar la seguridad. Es muy importante, antes de empezar cualquier trabajo de poda o corte, contar con unas garantías apropiadas de seguridad. Para trabajar seguro, no te pierdas estos consejos.

CALENDARIO DE PODA SEGÚN EL OBJETIVO DEL TRABAJO

De formación

Este trabajo de poda tiene como objetivo dar a las plantas un aspecto determinado y una forma precisa, siempre que la especie lo permita.

  • Para plantas que se siembran o reproducen a partir de esquejes, es imprescindible realizar esta poda.

  • También, si se realiza con cuidado, se podrá hacerlo para cambiar la forma de árbol a arbusto y viceversa.

En plantas jóvenes la poda de formación se hace justo después del despertar vegetativo.

contenedor de poda

De mantenimiento

Esta poda se realiza en plantas ya formadas y el proceso debe limitarse a lo imprescindible para no interferir en el aspecto típico de las especies ornamentales. Hay incluso algunas especies, como las coníferas, que tienen un crecimiento ordenado y no requieren poda de mantenimiento.

Este tipo de poda se practica con las plantas en reposo, a finales de otoño o durante el inverno.

Poda verde

Esta poda se realiza en el momento de actividad vegetativa, es decir, cuando la savia de las plantas está en movimiento. Se trata de mantener setos dentro de los límites establecidos o de eliminar partes florecidas.

De desmoche

Se desmocha para frenar el crecimiento en altura, por ejemplo, en árboles y arbustos de tipo recto. Esto hará que se ensanche la copa y el seto adopte una forma plana. Contar con un contenedor de poda será fundamental para el acopio de los restos de poda.

De amputación

Cuando se busca rejuvenecer las copas de las plantas más añosas, se hará poda de amputación. Es una intervención drástica que se realiza a las especies de hoja caduca y que, una vez recuperada, retoman el crecimiento con más fuerza.

CALENDARIO DE PODA SEGÚN TIPO DE HOJA

No se debe podar igual un árbol de hoja caduca que uno de hoja perenne, o un seto en flor. Hay que adecuar la poda, tanto en forma como en tiempo, a la planta que se desea podar.

Plantas de hoja caduca

Las plantas de hoja caduca tienen una parada vegetativa durante el invierno, en la que pierden todas las hojas. En ese momento, mientras “duermen” es cuando conviene podarlas. Haciéndolo en invierno, estarán preparadas para brotar vigorosas y con todo su esplendor en primavera.

La cantidad de restos de poda que se obtengan en este proceso serán de gran volumen y deberás contar con un contenedor de poda para su adecuado acopio, acorde a la legislación vigente de gestión de residuos.

Plantas de hoja perenne

Las especies de hoja perenne no pierden las hojas ni tienen una parada vegetativa como las caducifolias, pero sí sufren una ralentización en su crecimiento. Se puede decir que, durante el invierno, se quedan “congeladas” y no hay nuevos brotes. El momento de rebrotar será en primavera. El momento perfecto para podarlas es justo antes de que eso pase, antes de que aparezcan brotes verdes en las ramas.

Especies en flor

Para saber cuándo podar las especies en flor hay que tener en cuenta en qué ramas florecen y cuándo lo hacen.

  • Si florecen en ramas del año anterior y además lo hacen en invierno o primavera, no deben ser podadas ni durante el otoño ni durante la parada vegetativa. Lo ideal es hacerlo justo después de la floración.

  • Si florecen en ramas nuevas, en verano y en otoño, entonces se puede podar después de la floración, durante el reposo o después del mismo.