Aluminio: el material reciclable por excelencia

Desde su fabricación hace mas de 130 años, el aluminio se ha convertido en uno de los materiales más reciclables y reutilizables que existen.


Podemos encontrarlo mayormente en la construcción donde casi el 85% se logra reutilizar o en el sector de trasporte con el 95% de reciclado.



Por supuesto que nuestros hogares no están exentos de miles de productos que utilizamos a diario y contienen aluminio. Latas de refrescos, blister de medicamentos, envases de de alimentos, tapas de yogur.. por citar algunos.


Y al ser tan diversos los usos que este material nos ofrece en el hogar, nos resulta bastante difícil poder clasificarlo y separarlo entre otros residuos.


Por ejemplo, el aluminio de los envases de medicamentos son almacenados en farmacias o puntos SIGRE; las latas de refrescos o conservas, envases de cartón forrados, de comida preparada o de alimento de mascotas, irán al contenedor de envases; el papel de aluminio de los envoltorios de mantequilla o quesos, tapas de yogur, etc. serán desechados en el contenedor de materia orgánica y resto y los residuos voluminosos que contienen aluminio, en los contenedores del Punto Limpio del municipio.


Es mediante una correcta recogida y retirada de residuos que contienen aluminio que son trasladados a las plantas de reciclado donde en un primer proceso se separa el aluminio de otros metales y residuos que pudieran contaminarlo. Luego el material es compactado, prensado y embalado y por último, es fundido y convertido en lingotes que serán enviados hacia las plantas específicas para la refabricación.


Dentro de la gestión de residuos, la recuperación del aluminio a veces comienza desde la propia fabricación de la materia prima ya que hasta el mínimo deshecho que se genera, es recuperado y reciclado directamente.


En España, la asociación ARPAL promueve iniciativas y actividades para fomenten y extiendan el hábito de recoger y reciclar productos de aluminio y así disminuir la extracción de la materia prima, el mineral bauxita, y contribuir al ahorro de energía.


Como vemos, el aluminio puede ser reutilizado infinidad de veces sin perder sus propiedades y ésto lo convierte en uno de los materiales más buscados a la hora de reciclar.


Dependerá de nosotros clasificar correctamente los residuos y colocarlos en los contenedores para su retirada. Esa será nuestra mayor colaboración en la gestión de residuos de aluminio.